Ultimo Momento
NOTICIAS DE ULTIMO MOMENTO!!!
31/10/2018 07:31 | Investigaciones
Secretaria del juez Moro cuenta cómo se montó la operación contra Lula
Imprimir
 
Recomendar
 
Votar
votos
 
 
Secretaria del juez Moro cuenta cómo se montó la operación contra Lula




Christianne Machiavelli fue asesora de comunicación de Lava Jato hasta agosto,
cuando pidió renunciar para abrir una asesoría de prensa dirigida a clientes del
área jurídica. Con todos los nombres que manejó en la más grande operación
jamás montada contra un ex presidente y líder del  Partido de los Trabajadores
puede vivir asesorando a miles de políticos y empresarios.
*****************************************************



El ex gobernador del Río Sérgio Cabral (MDB) es conducido al IML de Curitiba (PR)
antes de ser trasladado a prisión. Foto: Giuliano Gomes / PR Press / Folhapress
*******************************************************************

La divulgación de los audios de Lula y Dilma generó una ola de insatisfacción que llevó
a miles a las calles. El proceso de impeachment de la presidenta se intensificó en el
Congreso. La acción de Moro fue cuestionada: él no tenía competencia y ni podía
acceder a las grapas.
******************************************************************************


El celular de los periodistas comenzaba a pitar antes de las 7 de la mañana con un
texto de la PF.  Alrededor de las 10h, los policías hacían una rueda de prensa junto a
miembros del MPF.  A continuación, el MPF divulgaba su release, ya con los datos de
la denuncia. El celular de los periodistas comenzaba a pitar antes de las 7 de la
mañana con un texto de la PF. Alrededor de las 10h, los policías hacían una rueda
de prensa junto a miembros del MPF. A continuación, el MPF divulgaba su release,
ya con los datos de la denuncia.

*******************************************************************************************

Es parte de un artículo escrito por el juez cipayo Sergio Moro, donde habla de la idea
del "mano pulite" italiano

********************************************************************************************************


FOTOS: INTERCEPT BRASIL (Theo Marques)- PR PRESS-FOLHAPRESS (GIULIANO GOMES)


BRASILIA, Brasil (Especial- The Intercept Brasil-Por Amanda Audi). Christianne Maquiavelli, llaman a la reportera por su nombre, y no a pocos, a quien conoció durante los seis años que trabajó encasillada, vigilada y en el edificio de la Corte Federal de Curitiba, protegida, donde se dieron las órdenes de búsqueda e incautación judicial firmada por el juez Sérgio Moro.

Chris, como es conocida, trabajaba sola en el departamento de comunicación de Lava Jato hasta agosto, cuando pidió dimisión para abrir una asesoría de prensa dirigida a clientes del área jurídica. Ella dice que identificó un filón de mercado en el sector, y asegura que no se beneficia de haber trabajado con Moro. "Él es amado por unos y odiado por otros. Tengo que lidiar con la carga y el bono de eso".
Ella no tenía idea del volumen de trabajo que tendría por delante cuando pasó en el proceso selectivo en 2012. Acostumbrada con la rutina tranquila de su trabajo anterior, en la comunicación de la Iglesia Metodista de Curitiba, ella pasó a responder a decenas de periodistas todos los días, de las primeras horas de la mañana hasta la madrugada. Tenía crisis de estrés, comenzó a tomar medicamentos controlados, engordó 30 kilos.


Una estrategia muy bien urdida

El trabajo de Chris era la punta de una estrategia cosida por encima de ella. La prensa fue responsable del éxito de la Lava Jet. Y no fue un accidente: Moro se inspiró en la operación manos limpias  --que detuvieron a cientos de personas y cambiaron el panorama político de Italia-- para definir que, sin la prensa, la operación iba a morir en el primer mes, como tantos otros antes que ella.
"Los responsables de la operación mani pulite [manos limpias, en italiano] hizo amplio uso de la prensa. En efecto, para el disgusto de los líderes del PSI [uno de los partidos investigados, que acabó extinto], que, por cierto, nunca dejaron de manipular a la prensa, la investigación de la 'mani pulite' se filtraba como un tamiz”, escribió Moro en el 2004. Artículo diez años antes de comenzar la operación que se hizo conocido a nivel nacional. Hizo un copiar/pegar de las estrategias del fiscal italiano Antonio Di Pietro.
"Tan pronto como alguien fue arrestado, los detalles de su confesión se servían en L'Express, en La República y otros periódicos y revistas partidarios. A pesar de que no hay ninguna sugerencia de que alguno de los fiscales más involucrados con la investigación hubiera deliberadamente alimentado la prensa con informaciones, las filtraciones sirvieron a un propósito útil. El constante flujo de revelaciones mantuvo el interés del público alto y los líderes partidistas a la defensiva ", continuó el juez, ya dando pistas de cómo creía que una operación de ese tipo debería ser tratada.



Un método utilizado por la CIA

Desde el principio, los órganos de la Lava Jato (Ministerio Público Federal, Policía Federal y Justicia Federal) mantuvieron vivo el interés de la prensa, alimentando a los vehículos sobre cualquier movimiento de la operación. Brasil asistió extasiado al desarrollo de cada nueva fase como si fuera una novela. "Y hoy, ¿quién será arrestado? ¿Quién será delatado? ".
Fue para entender los bastidores de ese proceso que conversé con Christianne Machiavelli, por teléfono, a principios de septiembre. Ella había vaciado sus cajones en la Justicia Federal pocos días antes, el 30 de agosto. Se llevó consigo banales libros, tazas, documentos y otros objetos personales. En especial, tres diccionarios que ganó de regalo del padre, que lleva consigo en todos los empleos, sus amuletos.
Por cuatro años, ella fue el único prepuesto entre los periodistas y Moro  ---a quien ella llama SFM, sigla para Sergio Fernando Moro---. Se convirtió en amiga personal de algunos reporteros. Los más cercanos todavía la invitan a las barbacoas de confraternización de fin de año donde todos los sectores de la cobertura se encuentran ---varios vehículos de prensa mantienen equipos permanentes en Curitiba sólo para atender al Lava Jato--.

El trabajo, dice, la hizo repensar la forma en que las personas investigadas por la Lava Chorro fueron tratadas por la operación y, en especial, por la prensa. Para ella, hubo exageraciones. "Era tanto escándalo, uno tras otro, que la gente no pensaba bien. Las cosas eran simplemente publicadas”.


(NdR: nadie por supuesto, dice que tras esta bochornosa operación estuvo la CIA, ya que el juez Sergio Moro trabaja para el Departamento de Justicia de EE.UU. y es asesor para temas latinoamericanos del Departamento de Estado de EE.UU.).


La entrevista
 
Lea a continuación los principales fragmentos de la conversación, editada para ser más clara, y algunos párrafos de contexto.
 
_ Usted actuó en el centro nervioso de la Lava Jato desde el principio, en 2014. ¿Cómo ve la evolución de la operación en estos años?
_ La gente no tenía noción de lo que iba a ser. En un primer momento, la operación estaba en contra de los cambiadores de dinero que operan en el mercado negro, y luego fue [ex director de Petrobrás] Paulo Roberto Costa, quien da los primeros datos. Sólo entiendo lo que fue la lava del jet en la séptima fase en noviembre de 2014, después de la denuncia de Julio [Campbell] y Augusto [Ribeiro, los ejecutivos de Toyo Setal]. En ese momento apareció la gran historia: que existía un club de las contratistas, con otras reglas del juego. Fue a partir de ahí que la prensa compró la Lava Jato.

_ La Lava Jato mantuvo el interés de los medios por años. ¿Era una estrategia pensada?
_No creo que hubo estrategia, al menos por parte de la Justicia Federal. Pero la responsabilidad de la prensa es tan importante como la de la Policía Federal, del Ministerio Público y de la Justicia. Tal vez haya faltado crítica de la prensa. Era todo divulgado de la manera como era citado por los órganos de la operación. La prensa compraba todo. No digo que el trabajo no fue correcto, se sirvió de lo que tenía de información. Pero las críticas a la operación sólo vinieron de modo contundente en los últimos dos años. Antes prácticamente no existía. Algunas veces, integrantes de la PF y del MPF se sentían hasta afectados porque fueron criticados por la prensa.

_ ¿Puede citar ejemplos?
_ Mauricio Moscardi Grillo [delegado lava Jet en Curitiba] cuando dio una entrevista a Veja diciendo que perdió el tiempo para mantener a Lula fue criticado, y se despertó a la policía. Lo mismo cuando Carlos Fernando Santos Lima dijo que el MPF puso en marcha un "gran 171" para obtener denuncias. El PowerPoint de Deltana Dallagnol de Lula. Ellos quedaron muy molestos cuando la prensa no estuvo de acuerdo con ellos. Todo el mundo se ve herido, pero no se da cuenta de lo que habla. No puedo decir que él [Sérgio Moro] no quedara afectado, pero una vez respondimos a un vehículo. Fue un caso de Rodrigo Tacla Duran, un domingo por la mañana. Me llamó a respondernos a la noticia que decía que Carlos Zucolotto, amigo, padrino de matrimonio y ex socio de la esposa de Moro, hacía negociaciones paralelas sobre acuerdos con la fuerza de tareas de la Lava Jato. En ese caso se sintió ofendido, más por el proceso que personalmente.

 
 
 
LA PRIMERA FASE  de la lava jet fue el 17 de marzo. En la época, todavía no había nada sobre Lula, Aécio, Renan, Jucá, Odebrecht, Camargo Corrêa o cualquier otro político y empresa que serían noticia en los años siguientes.
La prensa informó, sin destaque, que la Policía Federal había deflagrado una operación contra el lavado de dinero, cuyo importe llegaba a R $ 10 mil millones. El doblón paranaense Alberto Youssef fue arrestado.
Youssef fue uno de las principales cambistas de Banestado, considerado el mayor caso de corrupción en los años 90, y el primero para cerrar una negociación de los cargos en el país. El escándalo reunió a los principales nombres de la lava Jato: Sergio Moro y el fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima.
Los casos citados pueden haber incomodado la cúpula de los agentes de la Lava Jato, pero tuvieron poca repercusión en la prensa en general. El papel de crítica quedó restringido a blogs y vehículos más identificados a la izquierda; a menudo distorsionando hechos y apelando a fake news.

 
 
 
_ Para usted, ¿por qué la prensa compró la Lava Jato sin cuestionar?
_ Era tanto escándalo, uno tras otro, que la gente no pensaba bien, las cosas eran simplemente publicadas. El caso de la cuñada del [ex tesorero del PT, Juan] Vaccari fue muy significativo. Los periodistas se subieron en la ola del MPF y de la PF. Todo el mundo informó de la detención, pero estaba confundido con otra persona. Fue un error de la policía. Cuando percibieron el error, Inés ya era muerta. El estrago ya se había hecho. Creo que la gente viene de una fase que se remonta a la dictadura, en la que la prensa fue violentamente cerrada. En la Lava Jato la prensa tenía mucha información en las manos, de los procesos, y entendió que era el momento de imponerse.

_ ¿Cuál es la responsabilidad de la prensa?
_ Voy a dar un ejemplo. El audio de Lula y de Dilma es delicado, polémico, ¿pero el editor del periódico, telediario, tampoco tuvo responsabilidad cuando divulgó? Salieron ambos que no tenían nada que ver con el proceso, conversaciones de pareja, entre padres e hijos, y que estaban en la interceptación. La gente erra la mano en nombre de un supuesto mucho mayor.
 

 
 
CADA DÍA el funcionamiento de la lava chorro siguió los mismos rituales.
 El celular de los periodistas comenzaba a pitar antes de las 7 de la mañana con un texto de la PF. Alrededor de las 10h, los policías hacían una rueda de prensa junto a miembros del MPF. A continuación, el MPF divulgaba su release, ya con los datos de la denuncia. Por último, la Justicia Federal informaba el número de la acción judicial, junto con la clave para el acceso.
 Con esa herramienta, los periodistas tenían acceso a todo lo relacionado a la operación: desde las investigaciones iniciales hasta las solicitudes de arresto. En los próximos días, podían acompañar el progreso en tiempo real. Quien estaba acostumbrado a cubrir operaciones de este tipo, como yo, sintió que había algo diferente en la Lava Chorro. En general, las operaciones de lucha contra la corrupción, sobre todo las que involucra poderosos, suelen ser difíciles de seguir. Es necesario tener buenas fuentes, pasar sola de zapato y batallar para conseguir cualquier información. En la Lava Jato, todo se hizo muy fácil. Había una profusión de documentos disponibles. Los agentes responsables eran accesibles. Cada día había algo nuevo. En un país marcado por la falta de transparencia, los gestos eran tenidos como ejemplares; y no estoy diciendo que no lo sean. Pero el hecho es que las facilidades hicieron que la prensa "comprara" la Lava Chorro casi inmediatamente. Las denuncias del Ministerio Público eran publicadas en reportajes casi íntegramente, así como las encuestas de la PF y las decisiones de Moro. Los pocos periodistas que se valieron de aquel mundanal de elementos para hacer el papel que corresponde a la prensa: el de usar los datos para construir investigaciones más profundas.
 Creo que el buen bandido es el bandido que puede ser recuperado, a pesar de todo. La ley debe aplicarse siempre. La cuestión ahí es el peso de la mano, de la pluma, de la manera que el reo es tratado, el preso es tratado.



_ Usted ya dijo que la Lava Jet cambió la visión sobre el derecho. Antes era legalista, que mira apenas el cumplimiento de la ley. Ahora es garantista, en que la ley debe ser cumplida preservando derechos. ¿Por qué?
_ Como periodista, mi base era en la cobertura policial. Los reporteros que acompañan a la policía quieren la imagen del preso, su historia. Cuanto más sensacionalista, más clics, más la gente va a leer. Pero después de la Lava Jato, entendí cuánto la privacidad e intimidad del criminal son necesarias. Recuerdo cuando el ex gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, llegó con esposas en las manos y los pies y la prensa abusó de la imagen. Yo pasé a mirar al reo de una manera más humanitaria. También creo que la ley de ejecución penal tiene que ser aplicada, debe ser la base para garantizar el derecho de él de ser humano. Creo que el buen bandido es el bandido que puede ser recuperado, a pesar de todo. La ley debe aplicarse siempre. La cuestión ahí es el peso de la mano, de la pluma, de la manera que el reo es tratado, el preso es tratado.
 
_ ¿Esto implica el hábito de llevar a los presos de la operación a Curitiba y al circo mediático que se forma en torno a eso?
_Durante el período ostensivo de las fases de la Lava Jato, todos quedaron presos en Curitiba, con raras excepciones, como Sérgio Cabral. Se creó esa cultura de traer a todos los presos para acá, porque el juez entiende que el caso se desarrolló en Curitiba. Pero en el momento de una ejecución penal, es la ley que vale, y ella dice que el preso tiene derecho a cumplir la pena cerca de su domicilio, para que la familia pueda visitarlo. José Dirceu, por ejemplo, por un buen tiempo no recibió visita de la familia. Él estaba con los bienes bloqueados y la familia no tenía condiciones. Los contratistas, por otro lado, las familias venían siempre.
 


EN GENERAL, los presos se llevan a cabo en el lugar donde viven. La Lava Jato es uno de los pocos casos en que el juez demanda que ellos sean desplazados al lugar de donde salen las decisiones. Estar en Curitiba facilita la negociación de delación premiada y la ida a audiencias presenciales. Pero, sin embargo, no sería necesario mantener al preso en la ciudad todo el tiempo. Esta exigencia de Moro creó una especie de "ruta de las imágenes". Los camarógrafos y fotógrafos comienzan a registrar la prisión en la ciudad de origen, muestran el embarque en el avión, la llegada en Curitiba, el examen de cuerpo de delito en el Instituto Médico Legal y, finalmente, las visitas de los familiares. Esta marcación hace que cualquier persona sepa, por ejemplo, que Eduardo Cunha cenó arroz, frijoles y pollo en su primera noche en la prisión. ¿En qué situación sería relevante?

_ ¿Usted cuestionaba a Moro sobre decisiones controvertidas, como la de llevar a los presos a Curitiba?
_ El trabajo de la asesoría no era de cuestionarlo sobre sus decisiones, sino dar publicidad a sus actos.

_ ¿Crees que Lava Jato influenció las elecciones de este año? Por ejemplo, el juez Moro había levantado el secreto de la delación de Palocci la semana pasada.
_ Sólo puedo decir que esa elección es la más atípica que he vivido desde que tomé mi título. En cuanto a la colaboración de Palocci, entiendo que casi la totalidad del término divulgado ya era de conocimiento público. Él sólo dio nombre a los bueyes, hecho que también habría sido mencionado por Paulo Roberto Costa y, si no me equivoco, por Youssef también. Por lo tanto, no sé si influenció. Lo que influenció en el resultado de esas elecciones fueron las noticias falsas, el odio, el miedo.

_ Además de Palocci, Moro aplazó el testimonio de Lula a causa del período electoral y el MPF pidió otra condena a él, días antes de la elección. ¿Crees que tienes algo que ver?
_ Sí. Por lo que me recuerde, el aplazamiento del testimonio de Lula ocurrió hace algunos meses y el magistrado lo justificó en el despacho. Sobre el pedido del MPF, no veo relación también, pues estaba en el plazo de las alegaciones finales. Destaco que el plazo para las alegaciones finales fue determinado hace poco tiempo, pues se quedó parado por meses debido a la cantidad de pericias solicitadas por la defensa de Lula y el MPF al juicio. En el caso de que no hubiera habido nada, el proceso ya podría haber sido sentenciado e incluso, con autos conclusos para un posible juicio de apelación en el segundo grado. Es decir, la unión de las alegaciones finales por parte del MPF es sólo coincidencia derivada de una tramitación procesal lenta.
 
_ Incluso estando dentro de los plazos, es innegable que estos hechos pueden favorecer o perjudicar a los candidatos. ¿No sería posible esperar pasar los comicios para hacerlos? Esto no puede poner en peligro la legitimidad de la Lava jet?
_ La celeridad procesal es una premisa del Poder Judicial e incluso la exigencia del CNJ. No es posible que el Poder Judicial pare en detrimento de un proceso electoral. La celeridad procesal es en favor del reo y no del magistrado. Piense: si el MPF se hubiera manifestado a favor del reo, ¿entonces la celeridad procesal sería buena? Pero como la manifestación es condenatoria, ¿la celeridad es mala? No hay dos pesos y dos medidas. Hay un plazo que debe cumplirse.

 

 
Falso independentismo

El juez Y los fiscales siempre dicen que actúan de manera independiente. Pero es difícil negar que la Lava Chorro fue, como mínimo, asociada a un fuerte antipetismo.
 
En el caso del sitio de Atibaia, el alcalde de Lula, Antonio Palocci, y el MPF pidió la condena del petista en el caso del sitio de Atibaia. En la semana de esos acontecimientos, el presidenciable Jair Bolsonaro creció en las encuestas de opinión frente al candidato del PT, Fernando Haddad. Bolsonaro pasó del 28 % de intenciones de voto el 28 de septiembre al 39 % el 4 de octubre, de acuerdo con Datafolha.
El mismo Moro había decidido, semanas antes, aplazar un testimonio de Lula alegando que podría influir en el período electoral.
Hasta hace poco, Moro era reverso a la prensa. A poco, se fue soltando. En una entrevista con Roda Viva en marzo, aunque defendió el subsidio para vivienda  --el cual recibe, a pesar de tener apartamento medio--  de millones de reales en Curitiba. El juez dice no sentir vergüenza de aparecer en las fotos junto a Aécio Neves y Joao Doria, tanto desde el PSDB.
Moro tampoco negó que Alvaro Dias, que concurrió por la presidencia por Nosotros, usó su nombre durante la campaña. Paranaense y ex-tucano, Dias usó casi todo el tiempo que tuvo en debates para enaltecer la Lava Jato. Sin embargo, fue masacrado en las urnas.
Hasta el "japonés de la Federal", Newton Ishii, que se hizo famoso por escoltar a los presos de la operación, se afilió al Patriota, un partido abiertamente antipetista, cuando se retiró de la PF. Él es el presidente de la leyenda en Paraná, que a nivel nacional lanzó Cabo Daciolo a la presidencia.

 
 _ ¿Cuál es su mayor acierto y el mayor error en ese período?
_ Mi mayor acierto fue sistematizar y compilar toda la información de la Lava Jato en una hoja de trabajo, que servía para la prensa acompañar. Y cumplir los plazos de los periodistas. Para mí fue sufrido. He aumentado 30 kilos. Tomaba un remedio controlado para la depresión y la ansiedad. Llegué a pisotear un chip de celular porque la gente me llamaba hasta medianoche todos los días. Yo trabajaba fin de semana, días de fiesta. Ahora llego a casa y voy a hacer comida, a ver series.

_ Y ahora, ¿qué va a hacer?
_ Vendo una empresa de gestión de crisis, estoy viendo nombre, contador. Lidiando con la crisis fue algo que aprendí en la práctica.







 
 
 
ico coment
0  comentarios
DEJANOS TUS COMENTARIOS
Codigo anti spam:
16228
Nombre
E-mail
Comentario
Hasta 500 caracteres
El Sol ABC Digital, no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor.
 




Noticias Relacionadas


Clima
 


Todostreaming Publicite Aqui Todostreaming Publicite Aqui Todostreaming