Ultimo Momento
NOTICIAS DE ULTIMO MOMENTO!!!
02/10/2018 07:45 | Investigaciones
¿Por qué era imposible que los jueces de La Haya fallaran a favor de Bolivia?
Imprimir
 
Recomendar
 
Votar
votos
 
 
¿Por qué era imposible que los jueces de La Haya fallaran a favor de Bolivia?



Este banner explica todo: lo rojo es el territorio perdido por Bolivia. Lo azul
lo que perdió Perú. Justo donde están concentrados los más grandes recursos
mineros de las corporaciones norteamericanas-sionistas y anglo-sionistas.
*********************************************

Algunos de los rostros cortados de los oligarcas chilenos: Frei-Tagle, Allende,
Piñera y Matte.
****************************************************************


FOTOS: BANNER DE RT - TEJEDA



LA HAYA, Holanda (Especial para EL SOL ABC-Por Negri Antelo). Hubo mucho voluntarismo y un poco de ingenuidad de parte de las autoridades bolivianas, cuando desde todos los rincones de Bolivia se pregonó un posible triunfo de la demanda boliviana de una salida al mar, mediante una solución negociada.
Ayer 1° de octubre quedó a la vista que el “poder mundial” jamás le va a dar la razón al débil, y más cuando el presidente plurinacional Evo Morales Ayma pregona la “libertad y la libre expresión de los pueblos sojuzgados latinoamericanos”, uno de los acápites más sensibles para las corporaciones que dominan el mundo. Si Bolivia hoy sería manejado por el neoliberalismo, quizás haya habido una manifestación más clara en su favor, o por lo menos hubiesen “puesto plazos para la conformación de alguna mesa de negociación, pero por supuesto no vinculante”.
Desde el punto de vista de las relaciones internacionales y su proyección en las instancias “democráticas” de los organismos del mundo actual, las acciones llevadas a cabo por el Gobierno plurinacional de Bolivia fueron claras, elocuentes y con un gran sentido de concordancia con el espíritu libertario que encabeza el presidente Evo Morales, además de toda una argumentación jurídica como histórica para llegar a las pretensiones de negociación por una salida pacífica al mar para los bolivianos. Y la única institución orgánica mundial, es la Corte Internacional de La Haya. En la actualidad es esa Corte. No hay otra ni existirá otra. Entonces, el planteo estuvo bien hecho, no quizás los caminos de argumentación elegidos. Pero el hecho, es que el problema marítimo de Bolivia ahora lo conoce el mundo, y gracias a un presidente que se puso un problema al hombro que ninguno de los presidentes anteriores se animó a transitar, por ser parte de ese conglomerado de políticos al servicio de los intereses de EE.UU., Israel y el Reino Unido.


Uno de los “muros” que no se pudo sobrepasar

Para entender en su extensión quiénes son los actores principales que se mueven detrás de la Corte Internacional de La Haya es saber quiénes son los que pagan los sueldos de los jueces y demás personas dependientes del órgano de contralor de justicia internacional asentado en la ciudad de La Haya, Holanda.
Es parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y todos los sueldos y demás emolumentos como subsidios, viáticos, personal, es aportado por esta organización, cuyo principal sponsor es EE.UU., y bajo cuyo arbitrio están. Entonces, es indudable que por más énfasis y documentación probatoria que haya presentado Bolivia, jamás le hubiesen dado la razón, porque las principales corporaciones mineras que dominan el territorio chileno  ---mucho más en el norte— pertenecen a consorcios estadounidenses, anglo-holandeses, anglo-israelíes, que son las que hacen lo imposible para que la unidad real de los pueblos latinoamericanos no se lleve a cabo. En la desunión de sus pueblos, está el triunfo de ellos.

También es bueno aclarar que la ciudad de La Haya se halla en territorio holandés, originario del reino de Holanda, principal accionista de la gran multinacional petro-gasífera Shell, que a la vez es la principal proveedora de gas natural y licuado de Chile. Si Bolivia llegara a algún acuerdo con sus pares de Chile, Shell perdería miles de millones de inversiones en Chile, como también se le acabaría el negocio de venderle un gas malo y caro. Así que son muchos los elementos que juegan en contra de la verdadera integración entre Chile y Bolivia.


Estos son los jueces de la Corte de La Haya

Pero para saber en profundidad quiénes son los jueces de la Corte que falló en contra de Bolivia, basta ver su “insigne” pasado.

Ronny Abraham (Francia). Presidente de la Corte Internacional de Justicia. Antes de llegar al máximo tribunal desempeñó numerosos cargos académicos y judiciales en Francia. Además fue agente de Francia en diversos casos ante tribunales europeos e internacionales. Ostenta el grado de Estudios Avanzados de Derecho Público por la Universidad de París y es graduado en la Escuela Nacional de Administración.

Abdulqawi Ahmed Yusuf (Somalía). Vicepresidente de la Corte. Posee amplia trayectoria en distintos órganos de la Organización de Naciones Unidas, habiendo sido consejero legal de la Unesco y director de la División de Nueva York de la UNCTAD. Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Ginebra.
Hisashi Owada (Japón). Fue presidente de la Corte (2009 y 2012), viceministro de Relaciones Exteriores de Japón (1991-1993), embajador y representante permanente ante Naciones Unidas (1994-1994). Abogado de la Universidad de Tokio y master de la Universidad de Cambridge. Ha sido investido como doctor honoris causa por universidades de India, Japón y Países Bajos.

Peter Tomka (Eslovaquia). Presidió la Corte entre 2012 y 2015. Anteriormente fue embajador y representante permanente de Eslovaquia ante Naciones Unidas (1999-2003). Miembro del Institut of Droit International y de numerosas sociedades de derecho internacional de Europa.

Antonio A. Cancado Trindade (Brasil). Se integró a la CIJ luego de haber sido presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Árbitro del CIADI (2006-2008) y delegado de Brasil ante diversas conferencias internacionales relativas al Derecho de los Tratados y los Derechos Humanos.

Mohamed Bennouna (Marruecos). Ha sido juez del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia y juez ad hoc de la Corte Internacional de Justicia para la disputa entre Benín y Níger. Embajador y representante permanente del Reino de Marruecos ante Naciones Unidas (2001-2006).

Christopher Greenwood (Reino Unido). Profesor de Derecho Internacional en el London School of Economics. Ha integrado paneles arbitrales relativos al derecho del mar y CIADI y representado a diversos estados ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Tribunal Penal para la ex Yugoslavia y la Corte Internacional de Justicia.

 Xue Hanqin (China). Miembro de la Comisión de Derecho Internacional de Naciones Unidas (2001-2011), habiéndola presidido durante 2010. Ejerció distintos cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, entre ellos, el de embajadora ante los Países Bajos.

Joan E. Donoghue (Estados Unidos). Abogada de la Universidad de Berkeley. Ha sido asesora jurídica principal del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Giorgio Gaja (Italia). Profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Florencia, profesor en la Academia de Derecho Internacional de La Haya y ex miembro de la comisión de derecho internacional.

Julia Sebutinde (Uganda). Abogada de la Universidad de Makerere de Uganda y doctora honoris causa por la Universidad de Edimburgo. Fue jueza del Tribunal Especial para Sierra Leona y de la High Court of Uganda.

Dalver Bhandari (India). Se incorporó a la CIJ tras una dilatada trayectoria como litigante en las cortes indias, llegando a ser juez de la Corte Suprema de su país. Se graduó de Derecho en la Universidad de Jodhpur y master de la Nortwestern University de Chicago.

Patrick Lipton Robinson (Jamaica).  Posee amplia experiencia en distintos órganos de Naciones Unidas. Ha sido miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y juez del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia.

James Crawford (Australia). Graduado de la Universidad de Adelaide y con títulos posteriores de la Universidades de Oxford y Cambridge, profesor de derecho internacional en Cambridge, y ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sydney.

Kirill Gevorgian (Federación Rusa). Diplomático ruso, fue ministro de Relaciones Exteriores de la URSS entre 1975 y 1985. También ha sido miembro de la Comisión de Derecho Internacional.

Louise Arbour (juez ad-hoc de Chile). Abogada canadiense, se ha desempeñado como alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos Humanos (2004 – 2008), fiscal jefe para los tribunales criminales de la ex Yugoslavia y Ruanda, y jueza de la Corte Suprema de Canadá.
Yves Daudet (juez ad-hoc de Bolivia). Abogado francés, expertos en Derecho Internacional. Actualmente, es el secretario general de la Academia de Derecho Internacional de La Haya.

Philippe Couvreur (secretario de la Corte Internacional de Justicia). Secretario de la Corte desde el 10 de febrero de 2000, reelegido el 8 de febrero de 2007 y nuevamente el 3 de febrero de 2014. Profesor visitante de Derecho Internacional Público en la Universidad Católica de Lovaina (Desde 1997).

A todo esto debe saberse que todos estos jueces gozan de numerosas prebendas en Holanda, principalmente, y en los países donde residen, como asignaciones por fuera de sus sueldos, que les entrega el Reino de Holanda. Así Shell cuida sus intereses en el mundo.


Otro “muro” difícil de sortear

Otros de los grandes muros para resolver la mediterraneidad de Bolivia, es que este país choca con una férrea línea de lazos encubiertos entre las familias de la oligarquía chilena, que están al servicio de los grupos de poder norteamericanos, judíos e ingleses en Chile.
Por ello es muy interesante leer al investigador chileno Juan Guillermo Tejeda, en su libro “Chile, la oligarquía familiar” donde da cuenta de estos lazos familiares, que hacen que el pueblo pobre de Chile la vea pasar y sólo sea soporte de todos estos aviesos políticos-empresarios.
Pero antes que nada, debe centrarse en un personaje nefasto como lo es el dueño del principal diario de Chile, Felipe T. Edwards, amigo personal de los Rockefeller y uno de los artífices en la caída de Salvador Allende. La familia Edwards está emparentada con varias casas reales europeas y es la principal accionista y difusora de fundaciones y ongs al servicio del neoliberalismo.

Pero yendo a lo del investigador Tejeda, es bueno leer de él, lo siguiente: “Toda república se define como una asociación de ciudadanos. Pero en Chile no es de ciudadanos, sino de familias. Ya lo dice la Constitución facistoide de Pinochet: ‘La familia es el núcleo principal de la sociedad. El Estado reconoce y ampara a los grupos intermedios, a través de los cuales se estructura y organiza la sociedad…’ “.
Dice además Tejeda que “¿Funcionan las instituciones? Funcionan, pero sometidas siempre a los clanes, a las tribus. Nuestros políticos y empresarios obedecen a sus electores, y a sus accionistas, pero su sufrimiento y goce real se llevan a cabo en la dimensión familiar. Hay por cierto, bomberos locos, gente que opera al margen de estos grupos, pero están allí para darle credibilidad al grupo, no para ejercer cabalmente el poder, y, en caso de lograrlo, son invariablemente cooptados por quienes de verdad y de manera profunda, mandan o han mandado siempre. De modo contrario, deben ser exterminados, mediática, judicial o físicamente”.  Algo realmente tenebroso.

Y entre estos están los Matte, los Larraín-Tagle, los Frei-Tagle, los Muñoz, los Ponce Lerou, los Hiriart, los Bachelet, los Chadwick-Piñera, los Chadwick, los Walker-Prieto, los Larraín, los Piñera Echenique, los Viera Gallo, los Lavín García Huidobro, los Silva Méndez, los Silva Bafalluy, los Allende, los Lagos, los Vikuña MacKena y así otros menores, pero cada uno tiene un cadáver en su placard. Estos cipayos chilenos juegan a la simple: ser esclavos de los poderes internacionales, para usufructuar  una serie de prebendas en su país.

Por ello, el territorio desandado por el presidente Evo Morales debe revisarse y conducirlo por el camino que es más seguro y llano, que es el acercamiento directo  con Perú y con Brasil, para lograr de una vez por todas el Corredor Bioceánico. Es Chile que con los años necesitará de Bolivia y no al revés.
 


---Fuentes: RT-EMOL-AP-LIBRO DE TEJEDA---



 
 
 
ico coment
0  comentarios
DEJANOS TUS COMENTARIOS
Codigo anti spam:
36201
Nombre
E-mail
Comentario
Hasta 500 caracteres
El Sol ABC Digital, no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor.
 




Noticias Relacionadas


Clima
 


Todostreaming Publicite Aqui Todostreaming Publicite Aqui Todostreaming